Blog JGA

Blog de la Asesoría on line JGA

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta

El negocio del millón

Publicado por en en Opinión
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 2369
  • Suscribirse a las actualizaciones
  • Imprimir

Aunque habitualmente este blog trata de temas relativos a novedades y aspectos fiscales, laborales, jurídicas y contables, hoy hago una excepción para hablar de una curiosa consulta que más de una vez  ha llegado a mis oídos.

Y no se trata tanto de la curiosidad de la pregunta en sí, como del convencimiento para algunas personas de que existe una respuesta a dicha pregunta.

Y debo reconocer que yo misma me he preguntado alguna vez, en que negocio invertir que me permita recuperar inmediatamente lo invertido y me haga obtener beneficios de forma instantánea. 

Y por qué, cuando ves negocios sencillos y que generan una pronta rentabilidad, no te has preguntado alguna vez como no se me ha ocurrido a mí y lo he llevado a la práctica, y si ya tienes un negocio en marcha, no hayas pensado alguna vez, me he equivocado de negocio.

Después de reflexionar sobre este tema, mi opinión es que no hay negocios rentables o malos negocios, y son las personas que los gestionan los responsables de éxito y fracaso de un negocio.

Aunque cuando te falla un negocio, intentas evadir tu culpa y achacar esos fallos a factores externos, como la crisis, la competencia, las modas, etc.

Sin embargo hay situaciones que se producen de negocios iguales y que sin embargo a distintos gerentes de los mismos le generan una rentabilidad distinta, y si para uno pueda ser exitoso, para el otro puede ser un auténtico fracaso.

Como ejemplo es posible que hayas observado lugares donde estaban ubicados un determinado bar o restaurante que cierra por no obtener rentabilidad, y después de un tiempo el mismo bar vuelve  a abrir con otras personas que lo gestionan, y que convierten a ese mismo negocio de un fracaso a un éxito.

Quiere esto decir que la gestión del segundo negocio expuesto en el anterior párrafo es un factor determinante para el éxito. 

 

 

Y por gestión me refiero a la manera que en que el gerente de dicho negocio haya conseguido captar y mantener su clientela, ya sea con diferenciación, buen trato, buenas campañas de publicidad y marketing, con un control exacto de gastos que permitan obtener una mayor rentabilidad de las ventas, etc. 

A mi modo de ver no hay una fórmula mágica que haga que algunos negocios sean rentables desde el minuto cero. Sería genial que existiera esa fórmula que con sólo aplicarla a los distintos negocios éstos se convirtieran en un éxito inmediato.

Sin embargo, si hay que recordar determinados negocios que en un determinado momento hay sido un verdadero boom, y se han expandido por correrse la voz de su alta rentabilidad: sirvan de ejemplo la inmobiliarias, las casas de ventas de oro, las tienda de ventas de los cigarrillos electrónicos para vapear en lugar de fumar.

Todos estos ejemplos no son más que oportunidades que se han detectado ante una carencia de un determinado producto o servicio en un momento determinado, y que ha hecho surgir una oportunidad de negocio.

No obstante, como se ha podido observar en los ejemplos descritos, todos estos negocios han tenido un corto período de caducidad, bien porque haya pasado la moda, o porque se haya sustituido o desaparecido esas determinadas carencias.

A modo de conclusión debo decir, que independientemente de que tengas una  buena idea de negocio, para que el negocio de sus frutos, y pueda llegar a ser exitoso depende en gran medida de la gestión de sus creadores, así como del trabajo, conocimiento y pasión que pongas en él, que sólo conseguirás si tu crees en el mismo y no tiras la toalla cuando vas encontrando obstáculos en el camino.

Para mí esa es la fórmula mágica, no hay más, y para combatir esas modas de negocio no hay más que reinventarse constantemente, porque algo que puede funcionar hoy, mañana ya no.

Es por tanto, que un negocio, sea cual sea, es un aprendizaje constante, una evolución constante para adaptarse a las nuevas necesidades del mercado y por supuesto una buena gestión financiera. 

Espero que si te gusta este artículo lo compartas, y como siempre espero vuestros comentarios y opiniones, las cuales serán muy enriquecedoras.

 

0

Comentarios